Gastronomia

La gastronomía de una región muestra la riqueza de su sabor y su esencia… la provincia de Castellón sabe a tierra y mar, a cocina tradicional y moderna, a frutas y verduras frescas y a carnes y embutidos de calidad.

CBI gastronomia mediterránea Castellón de la Plana

Tradicionalmente, la base del sustento de las gentes de interior era la carne de cerdo y todos sus derivados, aunque, hoy, todavía tiene un papel importante en la alimentación de los habitantes de interior no se obtiene del mismo modo, pues la popular matanza de cerdo ya no se realiza de forma particular. Resultado de esta peculiar práctica, se obtiene una extensa gama de productos: jamón, embutido, etc… Plato también obligado en la provincia de Castellón es la carne a la brasa, los fritos, los guisos de toda clase, las clásicas chuletas braseadas o el jugoso ternasco, los tradicionales “tombets” hechos a base de carne y acompañados por caracoles de montaña.

Siendo la segunda provincia más montañosa de España, no podían faltar las setas, abundantes en los inmensos pinares de la geografía castellonense. De la tierra también se obtienen otro frutos como las verduras, que cocinadas dan lugar a las popular “olla” que cuenta con muchas variedades, y la frutas. La fruta más extendida en las
tierras castellonenses es, por supuesto, la naranja en sus diferentes variedades y con ella, las frutas de la huerta: manzanas, cerezas, peras, melones, etc, muy diferentes según la estación del año. Especialmente conocidas son las cerezas de la zona del Palancia y Espadán, de exquisito sabor; estas dos comarcas son ricas en frutales de secano que forman parte importante de su economía.

Existe también una honda tradición pastelera y de repostería, siempre presente en cualquier mesa. La variedad de pastas saladas es notoria, con modalidades distintas según los municipios. Suelen presentarse rellenas de verduras, carne e incluso en ocasiones, marisco. Las pastas dulces son típicas en fechas señaladas, se suele combinar la pasta con nueces, cabello de ángel, boniato, requesón y otras variedades. Existen casi tantas modalidades de pastas como poblaciones hay en la provincia de Castellón, a cuál de ellas más sabrosa y en la mayor parte de los casos, propias de cada celebración a lo largo del calendario anual.

vinos afrutados, aromáticas mistelas, anisados, cazallas y licores de los padres carmelitas

Castellón es tierra de buenos vinos y aunque en los últimos años la producción de la vid ha descendido, se conserva todavía un excelente vino afrutado, aromáticas mistelas, anisados como absentas y cazallas hechas a base de distintas combinaciones y licores, entre los que el más conocido es el Carmelitano que elaboran los padres carmelitas.